Categorías de las plazas

Según el Reglamento Taurino, las plazas de toros permanentes se clasifican en tres categorías: plazas de primera, de segunda y de tercera categoría. La inclusión en una categoría u otra depende principalmente del número de festejos que se celebren en ellas.

Las de primera categoría son las plazas de toros de Bilbao, Córdoba, Madrid, Sevilla, Valencia y Zaragoza. Cuando celebraban festejos taurinos también se incluían las plazas de Barcelona y San Sebastián. En su lugar han pasado a ser plazas de primera categoría, por aprobarse así en reglamentos autonómicos, las plazas de Málaga y Pamplona.

De segunda categoría son las plazas de toros de las capitales de provincia que no sean de primera, más aquellas ciudades que por tradición taurina se elevan a esta categoría sin ser capitales de provincia, en este caso, las plazas de: Algeciras, Aranjuez, Cartagena, El Puerto de Santa María, Gijón, Jerez de la Frontera, Linares y Mérida.

De tercera categoría son las restantes plazas permanentes.

Independientemente de cuestiones técnicas relacionadas con la categoría de cada plaza (Presidencia, pesos de las reses, sobreros, puyazos, indulto), hay una consecuencia práctica fundamental de pertenecer a una categoría u otra: las plazas de segunda y primera categoría son las que más influencia tienen en la carrera de los toreros, rejoneadores o novilleros que lidian en ellas; y dentro de estas plazas las más decisivas en el auge o declive de la carrera de estos profesionales son las de Sevilla y Madrid. Esta temporada hemos tenido varios ejemplos de ello, con los triunfos de Antonio Nazaré y Manuel Escribano en la Maestranza de Sevilla; y Juan del Álamo y Joselito adame en Las Ventas.

11

© 2015 Tauroturismo (Todos los derechos reservados / all rights reserved) • Aviso Legal / Legal Advice • Design by Markarte